24may/110

El Limay flotando en el paraíso

Hola a todos!!!

Ya terminó la temporada. Y aprovechamos para contarles sobre nuestras últimas salidas de pesca en el área de Bariloche.


El 25 de Marzo flotamos nuevamente el Limay en su 3ra o 4ta (si quieren llamarla) sección.  Elegimos este área -que va del km 2095 hasta donde se ensancha el río en el Anfiteatro-  ya que la pesca resulta mucho mejor en estas épocas; al menos cuando venimos en busca de cantidad de piezas -y por qué no- alguna grande.  No obstante, siempre existe la posibilidad de cobrar alguna excelente marrón, que hacia finales de Marzo ya entran al río, iniciando así el período de desove de la especie.

El día no era fabuloso.  De hecho la lluvia nos acompañó en el trayecto hasta el Anfiteatro.  Como es común en estas latitudes, el cielo se abrió para dejarnos disfrutar del sol buena parte del día.  Seminublado, pero agradable.  El servicio meteorológico nos indicaba que ibamos a tener viento.  Así fue, pero por suerte sin tanta intensidad.  Sufrimos un poco las rachas, pero no pasó de ahí: el promedio del viento nos permitió pescar sin demasiada incomodidad.

El día estaba bastante fresco por tanto decidimos entrar al río más tarde.  A las 10, 30 am estábamos flotando.

En total 2 balsas: la mía y la que comandaba Marcos.  Para no hacer demasiado barullo en las aguas, salimos distanciados 5 minutos uno del otro.  Tengan presente que en este área el río corre muy suave por no tener inclinación.  No obstante, tiene muy buenos spots de pesca.

La 3ra sección tiene la particularidad de tener un canal central con un poco de corriente y cantidad de pools o remansos a los costados.  Tanto la ribera de Nqn como la de Rio Negro está coronada de sauces, profundos pools, barrancos; todos excelentes lugares para el descanso o acecho de los peces.

Si bien nuestros invitados no eran mosqueros, manejaban bien el arte del spinning, lo cual aumentaba bastante la probabilidad de pesca.  Aunque (siempre digo) la pesca es un 50% de conocimiento y habilidad; y otro 50 % de suerte: que el pez esté en el lugar que buscamos.

Volviendo a la excursión, apenas entramos al agua, tuvimos el primer pique.  Una linda pero no muy grande AI que nos auguró un buen día de pesca.  Aunque... el río siempre nos hace lo mismo: pensamos que vamos a tener buen pique y después se ríe de nosotros...

La mañana transcurrió sin demasiados sobresaltos.  Algunas pequeñas AI que se prendieron a nuestros artificiales -voladoras en #2- sin llegar a clavarse...nos decía que el pique no era franco.  Considerando lo inestable de la situación -al menos para nosotros los guías- decidimos parar en una hermosa corredera a una hora de la salida.  Un excelente lugar en busca de mejores piezas que nos permite pescar a las dos balsas sin espantar demasiado a los peces.  Allí Sergio clavó una linda AI y perdió una mejor Marrón.  Mientras tanto, Roberto logró sacar una AI.  Se nos venía el mediodía y nuestros estómagos ya empezaban a avisar.  De modo que levamos anclas y nos lanzamos por el río; sin demasiada actividad.  El viento empezaba a molestar un poco así que decidimos parar a almorzar y recargar energías.

Luego de unos riquísimos ahumados y mejor pollo con ensalada (rociados con un buen malbeck, por supuesto) seguimos viaje río abajo.  En la tarde cambiamos de pescadores.  Esta vez Sergio y Claudia navegaron con Marcos, mientras yo recibía a Roberto y Liliana.  Como es costumbre, no pasaron 5 minutos de estar flotando que clavamos una linda AI.  Bien linda.  No muy pesada (600 grs) pero bien alimentada y peleadora.  Esto nos sacudió la modorra del almuerzo y nos despertó para enfrentar una buena tarde de pesca.  No obstante tener un buen comienzo, no obtuvimos demasiados piques.  Sólo algunas pequeñas que no lograban clavarse en nuestras cucharas.  Entretanto, Sergio clavó unas lindas AI en el bote de Marcos.
Nos acercamos a la zona del Valle Encantado, donde el río se pone bien ancho y profundo por su cercanía con la represa Alicura.  Si bien, los points de pesca eran excelentes para albergar peces -sauces, troncos sumergidos, barrancos- no tuvimos "suerte" hasta el final de la jornada.

Flotamos hasta la zona de la estancia de Van Ditmar, donde siempre tenemos buena pesca, en particular muy lindas marrones.  Probamos bien pegados a la costa de Rio Negro, esta vez sin resultados.  Ya la tarde se nos venía encima de modo que decidimos cruzar "el lago" hacia la costa de Nqn.  Allí fue donde Sergio y Claudia cobraron dos bonitas AI, muy cercanas al kilo de peso.  Nuestro bote no tuvo suerte.  Seguimos remando y pescando hasta la salida del río sin novedades.  Desembarcamos, acomodamos equipos y volvimos a Bariloche.
Más adelante les enviaré información sobre la pesca en el Limay durante todo abril.  Verán que no todos los días son buenos en Patagonia...

Hasta la próxima!!

Lic. Eugenio Rivademar
Guía de Pesca
Lagos & Rios
Fishing  Adventures
www.lagosyrios.com.ar

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.