19may/114

Muchos Dorados, diversión asegurada – Arroyo Leyes

El lunes pasado, Pablo y Cachi se comunicaron conmigo para que los lleve a pescar el domingo a la zona de Arroyo Leyes. Varios compromisos, tanto de ellos como míos, hacían imposible que pudiéramos disfrutar los dos días completos del fin de semana.

Me pasaron a buscar por San Francisco bien tempranito y luego de un par de horas de viaje nos encontrábamos en el lugar de pesca, ultimando detalles para embarcarnos y encarar la jornada con todo lo necesario.

El río estaba con una altura de 4.60 metros  pero en  bajante sostenida desde hace ya algunos días. El agua estaba muy transparente.

Decidí  probar suerte en una zona del río que actualmente se encuentra desbordada, y el agua se abre paso a través de las islas, armando pequeñas y bajas correderas,  donde los dorados se meten y atacan vorazmente a los cardúmenes de mojarras y sabalitos, fenómeno que constituye un verdadero espectáculo cuando tenemos la suerte de observarlo.

Además en este sector del río se encuentran varios arroyos profundos que vuelcan sus aguas a una gran laguna, zonas en las  que normalmente también podemos encontrar dorados.

Comenzamos a pescar alrededor de las 9:00 de la mañana en un sector playo donde desemboca un pequeño arroyo, y se forma una extensa corredera.


En unos pocos minutos Pablo clavó un peleador doradito. A  los pocos minutos otro, y casi inmediatamente Cachi  capturó su primer pez. La estrategia era avanzar poco a poco en la larga corredera y pescarla minuciosamente. Si bien la mañana todavía estaba fresca realmente la actividad que se registraba era sorprendente.


Así pudieron clavar varios dorados más hasta que  los peces desaparecieron por completo.

Probamos entonces en  un par de sectores profundos, tratando de pegar las moscas al fondo durante la deriva, pero solamente tuvimos un par de capturas a pesar de haberle dedicado un buen rato a esto.

Cambiamos otra vez de sector y nuevamente elegimos  una larga corredera, la que pescamos gareteando hacia las dos orillas, la que nos brindó  varias capturas.


Los piques se producían cuando las moscas entraban pegadas a la costa y profundizaban hacia el centro del arroyo, luego de una deriva de no menos de un par de metros.

Recogerlas imprimiéndoles algo de vida mediante discontinuos tirones y con la punta de la caña producía enérgicos ataques de los dorados.

Seguimos probando diversos sectores del río y  notamos que si bien habíamos podido pescar una buena cantidad de dorados, lo habíamos logrado casi exclusivamente en lugares  de escasa profundidad, generalmente desagües  de lagunas hacia el curso principal del río a través de islas inundadas.

Probamos varios lugares más pero repetíamos sectores que ya nos habían dado resultado y otra vez, obteníamos varias capturas en estos.

Ya que no teníamos tiempo para perder, nos movíamos probando algún sector nuevo y otra vez repetíamos lugares que nos habían sido rendidores.

Así llego la tardecita y decidimos volver.  Pasamos un día hermoso, nos divertimos mucho y Cachi y Pablo, pescaron una buena cantidad de dorados.

Como siempre el río nos brinda mucho a pesar de que nos esforcemos en maltratarlo. Vimos muchos espineles, mucha basura sobre las islas, mucha gente que maltrata a los peces cuando los devuelve (cuando no se los lleva)y nada, absolutamente nada de control.

Ojalá alguna vez tomemos conciencia  de que mientras más cuidado le dediquemos a los ríos y mas peces devolvamos” adecuadamente “muchos más peces podremos capturar.

Hasta la próxima.

Marcelo Boschetto.

Comentarios (4) Trackbacks (0)
  1. Muy buena la pesca pero el enano de abajo tiene mucha pinta de depredador!!!!

  2. QUE LINDO MARCE, OJALA PODAMOS HACER ALGO JUNTOS…

  3. Hola muy lindo lugar por cierto, donde queda? gracias

  4. hola seria para que me comenten por lugares de pesca como arroyo leyes, y monte vera. que saldria. viajaria en abril de 2.013, dia 3 al 10. que se pescaria y carnadas.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.