5ene/120

Limay y Manso: Pescando en Patagonia XXII

Hola a todos!!

Y Feliz Año Nuevo!!

El verano empezó con muy alltas temperaturas y muy seco. Lamentablemente los ríos vienen con muy bajo caudal para la época. Se podría decir que están como en Febrero o mediados de Febrero. No obstante, la pesca viene bien, muy bien.

Aunque cambiante: hay excelentes días y otros no tanto. Aunque el promedio es de 12 truchas al día por bote, aún en aquellos con pescadores no tan hábiles.

Bueno, empecemos. En estos días estuvimos pescando el Limay y el Manso.

Visitamos el Manso en una excursión de día completo, recorriendo sus 10 km aproximadamente. Otra jornada con tiempo inestable, algunos chubascos, fresca. Pero sin viento y muy agradable. La pesca en el lago no se hizo presente. De modo que entré el cata hacia el río donde hay unas excelentes islas sumergidas. Allí siempre hay truchas comiendo. No fue el caso en esta ocasión. De modo que, considerando que la corriente del río era suave, remé río arriba para volver a la embocadura. En este caso, pescamos la costa del frente que siempre tiene truchas comiendo. Este día no era uno común ya que venía medio nublado. Así y todo nos la rebuscamos para clavar la primera AI linda: unos 600 grs.

Pasamos el rápido y nos metimos en el primer pool, sin novedades. Optamos pues pescar a media corriente y lanzando hacia los pools con sombra o árboles. Acertada decisión: clavamos unas cuantas AI de aproximadamente 600 grs.

Los mejores resultados se dieron en la garganta de los pozones, allí donde termina la corredera, donde hasta hicimos doblete con muy lindas AI de hasta 1 kg de peso.

En uno de esos pozones perdimos una excelente marrón que superaba el 1,200 kg. Errores que cometemos a veces los pescadores cuando jugamos demasiado con el pez. Le damos demasiado tiempo y lo traemos cuando "creemos" que está cansado. Y con las marrones no se puede arriesgar: parecen cansadas. Y cuando las estás por sacar del

agua...zás. Pega el cabezaso y se escapa. Nada tontas por cierto. Por eso me gusta tanto la pesca de marrón...

La pesca siguió buena hasta despues del almuerzo en que el tiempo desmejoró un poco. La presión bajó y el pique también. Así y todo aprovechamos unos cuantos spots para clavar unas AI más hasta que llegamos al primer rápido importante: UVASAL. A partir de allí, como siempre digo, la pesca decae bastante. El río se inclina y hay pocos lugares (pools o troncos sumergidos) para que las truchas se vean. Y si aparecen, hay que ser muy fino en la pesca. Llegarles bien cerca para que tomen nuestro engaño.

El día terminó con unas pequeñas piezas cobradas en pequeños pools previo a nuestra salida del río.

Una consideración importante: el nivel del río está bajando a mucha velocidad. Para lo cual sugiero -para los que se quieran acercar a pescar embarcados- hacer una excursión de 4-5 horas, bien lenta. Parando en cuanto spot haya y salir del río en la zona de Huenchupan, un poblador de la zona que armó un lindo camping en el lugar. Cobra unos mangos por entrar con el bote pero bien vale salir allí. Incluso se pueden quedar pescando de costa en esa sección, ideal para ninfas.

Un dato más: faltaron las grandes marrones que encontramos 10 días atrás.

Cañas: #5 y #6 con líneas de flote. Ninfas: Montana (mi favorita en zonas con aguas altas) y Prince en #10-12.

Probamos streamers verdes bien brillantes y líneas de hundimiento en las correderas, pero sin buenos resultados.

Visitamos el Limay unas cuantas veces durante Diciembre. El pique está bueno realmente. Aunque un poco variable. Hemos tenido días de excelente pesca y otros no tan fructíferos. Aunque el promedio está en 12 piezas al día. Hemos tenido días con piezas que superaron cómodamente los 0,75 kgs, con marrones de más de 1,300 kgs. Y otros con pequeñas piezas que apenas llegaban a los 0,500 kgs. No obstante, el río está muy divertido. Y bonito como siempre.

Les cuento que en estos días el río está exquisito para pescar detrás de algún obstáculo o en algún pool con líneas de flote y Prince #12 buscando las líneas de media corriente. También está buena la pesca en algunos lugares usando parachutes en #12-14. Pero hay que presentar bien y dejar derivar naturalmente el artificial si queremos obtener resultados. La mayoría de las piezas menores se dan en estas líneas de corriente media, con pesos de hasta 0,600 kg. Las piezas mayores las logramos en profundos remansos, entrada a pozones y en pequeños pools pegados a la corriente principal. Hemos tenido días de pesca excelentes, con 25 piezas de buen tamaño y otras tantas perdidas. Y con presencia de gran cantidad de peces de buen tamaño en el río. En un pool triangular en particular, observamos 3 truchas de al menos 3 kgs... Lamentablemente estábamos en plena corriente y no llegamos con nuestras líneas de hundimiento. De todos modos hemos cobrado muy lindas marrones que engalanaron la pesca en distintos días de flotar este bellìsimo río.


Un dato importante:
  los últimos días han sido especialmente maravillosos. Por temperatura y diafanidad. Hemos tenido jornadas con ceniza en la zona. No obstante, la misma no molesta en absoluto. De hecho, hay días que pensamos que va a ser imposible pescar y nos encontramos con todo lo contrario. En resumen: la ceniza no molesta para nada y la mayoría de las veces que aparece, los vientos en altura terminan llevándola a otras direcciones, distintas del Limay. Lo mismo ocurre en la cuenca del Manso. Una buena al menos para todo lo que nos pasa a los bariolchenses.

Hasta la próxima!!

Eugenio Rivademar
LAGOS & RIOS
www.lagosyrios.com.ar

 

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.