29nov/120

Río Limay y Río Manso – Patagonia Argentina

Hola a todos los amigos pescadores!!
Las últimas semanas visitamos los ríos Limay y Manso.
No hemos tenido cantidad de nieve este invierno, por tanto los ríos están en un nivel un poco bajo para la época.

Por suerte, la mayor parte de los ríos que pescamos nacen de lagos, que de alguna manera regulan el nivel de sus aguas. Más allá de los niveles de agua, el repentino calor de la última semana aletargó las truchas, exigiéndonos bastante en cuanto a pesca se refiere.


RIO LIMAY. Lo visitamos un par de veces en la última semana, pescando en distintas secciones: la 2° y 3°. Las dos veces fueron flotadas de día entero, de modo que tuvimos tiempo para pescar en muchos points. Los resultados no fueron excelentes debido al calor reinante, que obligó a las truchas a refugiarse en las correderas o pozones profundos. De este modo, nuestra actividad se limitó a pescar con líneas de profundidad y buggers o grandes ninfas con líneas de flote.

Concretamente la actividad se limitó a las horas frescas de la mañana o a partir de las 5 pm. donde obtuvimos la mayor cantidad de piezas: AI en su mayoría en tamaños que no superaron los 800 grs. Todas las piezas fueron cobradas en correderas y pozones, dejando hundir bien la mosca. Los mejores patterns fueron Leech en negro y cabeza naranja. Y en las correderas dieron buenos resultados los Deceivers con pelos de ciervo multicolor y alas tipo matona; todas en #6.

No tuvimos respuestas en típicos spots donde pescamos con ninfas y/o secas. El último fin de semana tuvimos una invasión de dragonflies debido al calor. No obstante, el pique fue muy esporádico y no logramos ningún engaño usando imitaciones de esta especie. Vimos mucha cantidad de truchas, en todos los tamaños. Todas durante las horas frescas de la mañana y la tarde. Durante el período de calor no logramos obtener ni una pieza. Primera vez que nos ocurre. El río esta raro con estos calores.
En esta semana tenemos otra excursión al Limay. Estamos seguros que la situación se revertirá.

RIO MANSO. Nos tocó visitarlo durante esos calores infernales...que alcanzaron 28°C en esta época...!!
Hay 2 maneras de pescarlo: en excursión de día entero, hasta la confluencia con el Villegas; o de medio día, hasta el camping de Huenchupan: a mi juicio, la mejor zona de pesca. Excursión cara pero bien vale pescarlo durante 4-5 horas y almorzar en el camping.

Este río tiene la ventaja de poder ser pescado tanto en el lago Steffen como en su Boca. El lago presenta juncos en sus costas, lugares ideales para pescar con líneas de hundimiento medio e imitación de ninfas de Dragonflies (alguaciles). Una vez pescado el lago, la sugerencia es entrar en la "boca" donde hay actividad tanto en superficie como en profundidad. Los días de calor -y este no era la excepción- es excelente para pescar con secas...y si se da una eclosión de midgets (mosquitos) tendremos mucha actividad.

Yendo a la pesca en sí, empezamos pescando los juncos en el lago, sin respuestas, cosa poco común. De hecho, observamos actividad en superficie pero no vimos ni un pez bajo el agua. De manera que nos metimos en la boca, en busca de actividad. Apenas nos internamos notamos muchas truchas comiendo y asomando todo su cuerpo fuera del agua: eclosión de midgets !! Como las eclosiones pueden durar poco optamos por no arriesgar y pusimos una caddis en #16. La mosca cayó en el lugar exacto y ZAS !! Se prendió la primer y muy linda AI. Muy fuerte y bien alimentada; en el orden de los 500 grs. Obviamente, con tanto escándalo, ese sector de truchas no dio más piques. Nos movimos hacia la otra costa, donde había otra eclosión. Allí cobramos una AI más: muy fuerte; nos cortó el 5x que teníamos en la punta del líder. Considerando que había bastante actividad por alguaciles probamos una chernobyl, sin resultados. Luego intentamos con otra caddis (también había caddis en superficie) pero no obtuvimos respuestas. De hecho, se acabó la actividad en superficie. Había empezado un poco de viento... Cambiamos a líneas de hundimiento y lanzamos en pleno canal, dejando hundir bastante tiempo. Allí cobramos el primer marrón, un poco flaco pero fuerte como todas ellas.

Viendo que el río nos regalaba bastante actividad, nos metimos en el río propiamente dicho. Pasamos el primer rápido, probamos en el primer pool sin respuesta y seguimos río abajo hasta que encontramos una piedra en medio del río. Allí nos metimos -cual salmónido- detrás de la piedra, y empezamos a lanzar hacia las costas y al centro del río. El pique no se hizo esperar: una fuerte AI nos corto (por segunda vez!!) el líder. Liberamos un poco la zona pescando hacia las márgenes (donde perdimos una linda marrón que le erró a la mosca) y volvimos al centro del río. Allí se clavó la gorda de la fiesta: una marrón bellísima. Muy fuerte e inteligente, que aprovechó la corriente (y su peso, que superaba comodamene el kilo) hasta que se nos fue de las manos... Luego de las imprecaciones del caso seguimos río abajo. Paradójicamente sin actividad. Había peces en el agua a la vista. Pero sin piques.

Luego de un buen rato arribamos a mi corredera favorita y...era tiempo de almorzar. De modo que le sugerí a Ichiro que haga unos lances en plena corriente mientras yo preparaba la comida. Luego de unos minutos escucho un silbato que me avisa que había cobrado una linda AI de unos 40 cm. Una vez hecha la captura se acercó a la zona de almuerzo y disfrutamos un buen momento de charla y mejor Malbec.

Zarpamos nuevamente río abajo y en la curva y corredera cobramos otra marrón, esta vez de menor tamaño. Seguimos río abajo probando distintas técnicas en floating y sinking. Y la que funcionó definitivamente fue la última, unida a un líder de 2 m y buggers verdes con patas en #6-8. La técnica fue anclar el bote en un buen lugar y lanzar a la corriente buscando la profundidad. Allí bien abajo entre las piedras, cobramos algunas AI más. La zona que se caracteriza por buena pesca con ninfas...no nos dio nada !! Sólo bajo algunos árboles observamos peces comiendo a media agua. Probamos con líneas de flote sin respuestas.
La suerte estaba echada... Vinieron los rápidos, donde es más difícil pescar un pez, salvo en correderas. Y así pasó una tarde sin pena ni gloria, pero con un paisaje idílico. Llegamos así a nuestra zona de salida del río. Empacamos equipos y volvimos a Bariloche.

En resumen, la pesca fue muy buena de mañana, hasta la 1 pm en que el calor hizo que los peces se guarden en la profundidad. La mayoría de las piezas fueron pequeñas (500-600 grs), típica situación adversa debido al calor. No obstante, observamos peces grandes (más de 1,5 kgs) a buena profundidad. Obviamente volveremos en busca de las grandes, que se dan en días de menos calor y un poco más nublados.
Hasta la próxima!!

EUGENIO RIVADEMAR
LAGOS & RÍOS
FLYFISHING TRIPS
info@lagosyrios.com.ar

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.