3dic/120

Apertura 2012 Limay Medio


Desde ya hace varios años junto a un par de amigos visitamos algún buen lugar de pesca para despuntar el vicio y tratar de capturar nuestros primeros salmónidos.
Un par de llamadas a guías amigos para saber como se encuentra cada zona, son en general suficientes para decidir hacia donde iremos.
Desde hace mas de una década visitamos el Limay medio en esta época, la razón es muy sencilla, este impresionante  río, poblado abundantemente de potentes arcoíris y marrones residentes,  nos ofrece la posibilidad de pescar con equipos livianos, esos aguerridos peces.

Claro que para ello debemos desentrañar diversas alternativas de pesca que año tras año nos ponen a prueba.
La variabilidad en el caudal, característica de este curso acuífero, sumados a las condiciones climáticas, eclosiones  de  insectos y algunos otros factores,  nos proponen una inmensidad de interrogantes que debemos  resolver para llegar a buen termino en nuestra pesca.
Utilizamos como base de nuestro campamento la estancia Fortín Nogueira.
Este año  encontramos el río realmente  muy bajo, muy transparente y con una temperatura del agua muy baja, aunque la  temperatura ambiente era algo elevada para la época. Por suerte, el viento reinante fue generalmente suave y los días algo nublados lo que hizo que no sufriéramos demasiado.


Como ya conocemos bastante esta zona, acampamos frente al primer brazo de las islas de Tapia unos 1500 mts. Río abajo de la Bocatoma, lugar ubicado estratégicamente ya que nos permite estar en el centro de la acción.
Decidí  comenzar  pescando  una  extensa corredera  situada frente a nuestro campamento.
No se observaban peces subiendo razón por la cual, até a mi leader una ninfa de mayfly. (Único insecto que divisé volando por ese entonces) utilizando una línea de flote y un leader  de 15 pies que permitiera derivar naturalmente y profundizar mi ninfa lastrada en anzuelo 14.
La caña que utilice fue una numero cuatro de 8.5 pies. (Una Winston Borón II )
Mientras cruzaba el río, y exactamente en mi  segundo  cast,  luego de una larga deriva muerta, justo cuando la línea comienza a tensarse, el primer pique!,  una  hermosa arcoíris que me saca varios metros de backing  y luego de varios minutos de pelea logro reducirla y devolverla.


Durante mi pelea con el pez, uno de mis compañeros, Jorge, que  pescaba  a escasos metros pero río arriba, logra una captura casi igual a la mía y de la misma manera.
Reviso mi mosca, mi leader, y comienzo a castear nuevamente,  creo que no  pasaron mas de dos casts cuando la situación se repitió, otra arcoíris aun más gorda que la anterior y algo mas aguerrida en su pelea.
Parecía que en cada final de deriva cuando la mosca tensa el leader y se comienza a levantar,  una trucha la atacaba vorazmente.
Así obtuvimos innumerables capturas, lo único a tener en cuenta por ese entonces era que nuestra mosca fuese presentada naturalmente al pez, cuando recogíamos  no teníamos un solo pique.

Después de varias truchas, una de las cuales fue una marroncita realmente preciosa, la cambié dado su estado deplorable, por otra mosca parecida,  solo que algo mas obscura, y la situación no cambio en nada, un pique tras otro, varias arcoíris, otra marrón, y una violenta corrida que termino en corte aunque en ningún momento interrumpí la veloz carrera del pez. (Y confieso que me dejó  “calentito”).
Se imaginan como estábamos,  era mucho más de lo que esperábamos.
Decidimos pasar  2 veces esta corredera, y en ambas  obtuvimos excelentes resultados. Luego avanzamos hacia otra corredera que termina en un brazo que llaman “el manzano”. Mientras caminábamos hacia allí, notamos que en la zona de agua más lenta entre ambas correderas comenzaron a saltar varias truchas para tratar de “cazar” durante su vuelo, alguaciles azules de un importante tamaño.
Inmediatamente ate a la punta de mi leader una imitación de ese insecto pero parecía pasar desapercibido frente a las truchas, era como si solamente los tomaban cuando estaban en vuelo, mas aun cuando vi posarse algunos de ellos por algunos instantes,  tampoco note que los atacaran. ¿Qué hacer entonces?
De pronto noto  que una hermosa arcoíris que venia observando saltar y saltar para  alimentarse en un preciso lugar toma una caddis que también por ese entonces andaban  revoloteando aunque en menor numero.

Confieso que coloque una Elk hair caddis 14 mas por probar que por certeza. El número de individuos presentes no era importante y además la actividad frenética de alimentación no se producía por ese insecto.
Esperé  que la trucha saltara a cazar un alguacil, y casi inmediatamente coloque mi mosca un metro y medio río arriba en  la línea de corriente de alimentación de la trucha tratando que la deriva sea o mas natural posible.
El pez subió ahora sutilmente y  se comió mi caddis. Otra pelea de las buenas, varios metros de backing en las primeras corridas, saltos y cabezazos,  foto y al agua.


Ahora comencé a usar esta estrategia, algo rara a mi entender pero, sin dudas efectiva, cada vez que determinaba donde saltaba una trucha, trataba de hacer derivar  con precisión una caddis por ese preciso lugar y con ese sistema  obtuve varias capturas.
Me encontré con Oscar el otro integrante del grupo y me comento que había pinchado varias truchas también, pero usando unas imitaciones de Stoneflies en anzuelos 8 y 10. Parecía que todo lo que decidiéramos tirar al agua iban a ser tomadas por los peces.
En el segundo día se nos unió al grupo un amigo  y excelente guía de la zona Rubén Galetto.


La idea era armar uno de los 2 botes que habíamos llevado para flotar y junto a Rubén,  bajar desde  nuestro campamento hasta “Los Corrales”.
Así fue y confieso que si en el primer día me sorprendió la cantidad de  truchas  que habíamos capturado esta segunda jornada resultó  aun más increíble.
Comenzamos a pescar el  brazo del  manzano, y  cada sector del río que recorríamos nos brindaba la posibilidad de varias capturas con diferentes patrones, aparecieron mayflies adultas,  otra vez caddis y además cada ninfa que probábamos resultaba efectiva. Era más que evidente que las truchas no desaprovechaban nada que consideraran como “alimento”.


Ese día comenzó nublado pero ni bien el sol apareció después del mediodía, el fenómeno de los aguaciles se repitió y obviamente se repitió también nuestra estrategia.


Ahora  el sorprendido por la estrategia fue Rubén quien sin embargo no desaprovecho el momento y capturo varios peces con esa “rara estrategia”.
La precisión del cast y lograr una deriva natural eran por ese entonces mas importantes que el patrón a utilizar.
Todo esto termino alrededor de las 19:00 hs ya que un fuerte viento complico el último tramo de esta memorable jornada.
Volvimos al campamento realmente felices de haber compartido entre amigos una hermosa jornada y además, por haber pescado espectacularmente.
Las dos jornadas que restaron fueron casi un calco de estas anteriores, decidimos no flotar y dedicarnos a vadear cerca del campamento y realmente la cantidad de truchas que pescamos fue increíble. Parecía que si pasaban más de cinco minutos sin un pique algo “raro” estaba pasando.


Un comienzo de temporada que superó ampliamente nuestras expectativas, por la cantidad y calidad de los peces, además con una gran variedad de situaciones de pesca, realmente entretenidas, y como si esto fuera poco con la utilización de equipos livianos que nos ponían a prueba en cada captura.
Pudimos comprobar que El Limay medio se encuentra  realmente en condiciones óptimas, con una gran población de peces en excelente estado.
Un destino más de nuestra querida Patagonia que nos asegura infinidad de posibilidades de pesca y mucha diversión.
Equipo utilizado: caña cuatro, línea de flote y leaders  algo más largos que lo habitual.
Con respecto a las moscas esta vez fue todo más fácil que lo habitual. Salvo en los sectores donde el agua corría lentamente y pescábamos con secas, en las correderas  cualquier ninfa derivada naturalmente parecía ser “mortal” para las truchas.

Hasta la próxima.

Marcelo Boschetto

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.