13ago/150

Festival de Dorados en Esquina

El jueves 6 de agosto a las 22.00hs. emprendí el viaje de La Plata a San Martín donde  pasé a buscar a mi amigo Carlos Forno para ir a pescar a la queridísima ciudad de Esquina en el sudoeste correntino.

20150807_112059

El viaje empezó con fuerte amenaza de tormenta y la deserción de Juan Carlos, el padre de Carly que no pudo acompañarnos y a quien extrañaríamos y recordaríamos en todo momento durante la excursión. Toda la noche viajamos rodeados de un cielo cargado y relámpagos que presagiaban una tormenta que por suerte no llegó,  casi de madrugada a metros de la rotonda de La Paz, hicimos la tradicional parada en la morenera LA RUEDA que de jueves a domingo atiende las 24 hs, con muy buena carnada y elementos de pesca a precios convenientes para todo pescador que vaya a la costa correntina del Paraná, allí compramos multifilamento, algunos lideres y 4 docenas de morenas, ya que teníamos el dato que el agua estaba muy clara y no íbamos a necesitar mucha carnada.

20150808_075030

Antes de entrar en Esquina sobre la ruta compramos los permisos y luego nos detuvimos en la panadería “de Pablito” que abre desde las 6.00 am para que los pescadores podamos partir con el desayuno preparado. Con todo listo  nos dirigimos hacia el Hospedaje Laurito donde aprontamos a “Don Juan” la lancha que homenajea al abuelo de Carly para emprender la travesía a las 7.45 am. A diferencia de la mayoría de las lanchas que partían rumbo al sur buscando los pesqueros de la zona de El Espinillo y el Guayquiraró, nosotros optamos por ir  hacia el norte por el río Paraná, remontamos la costa correntina tirando al golpe (arrojar el señuelo o la carnada contra los lugares donde suele estar el dorado) aprovechando la claridad del agua y los desbordes que produjo la última crecida (al salir del puerto la altura del río era 5,01) y que propiciaba infinidad de posibilidades para que nuestros señuelos mojarra grande o cascarudo paleta quebrada tienten a los dorados buscando que no profundicen demasiado los señuelos  porque los enganches estaban a la orden del día. En esta zona no tuvimos éxito.

20150807_075814Luego de comer un exquisito matambre preparado por Juan Carlos decidimos cruzarnos hacía la costa santafecina donde encontramos más actividad capturando algunos dorados de 4 a 5 kg. Ya llegando al atardecer nos internamos por los arroyos muy al norte Esquina y entramos buscando una costa alta para acampar. La navegación estaba muy complicada por la gran cantidad de camalotes que taponaban muchos de los arroyos al fin luego de luchar una hora con un “islote  de camalotes” logramos encontrar una zona alta donde armamos el campamento y comimos algo para acostarnos temprano.

20150808_075002

El sábado a primera hora de la mañana levantamos campamento y nuevamente preparamos los elementos para realizar otra jornada de  mucha pesca al golpe y trolling (arrastrar los señuelos con el motor de la lancha a muy bajas vueltas) en aguas increíblemente y cada vez más claras y juntas de agua inenarrables (llegaba a juntarse 3 colores en escasos 20 metros). La trasparencia del agua era tal que se veía el señuelo venir trabajando desde lejos y los dorados brillando bajo el agua anunciaban el color naranja que tienen cuando el agua está así de limpia.

20150808_160359

20150808_102806

20150809_120857

Como si todo eso fuera poco la pesca fue muy entretenida y productiva  con tamaños similares a los del viernes, hasta que la tranquilidad matinal se vio interrumpida por el grito “ahí está!!! ahí está!!!” de Carly que anunció un pique en su caña y el Dorado brillando en el aire en un salto atlético, una linda lucha y captura de un hermoso dorado de 8,235 kg pescado en un arroyo que no tenía más de 5 mts de ancho y que una vez más dio por tierra con la teoría que sólo hay esos peces en la profundidad de los grandes cauces. Tuvimos varias capturas la mayoría de entre 3 y 5 kg.

20150808_162006

También muchos piques errados como suele suceder al utilizar los señuelos. Intentamos algún tiro con carnada pero sólo hicimos un festín para las palometas. Al llegar el atardecer buscamos nuevamente una costa alta, armamos el campamento y comimos un espectacular vacío “a lo Perdomo” en honor a nuestro amigo esquinense Juan Carlos Perdomo quien nos enseño a cocinarlo a la llama en la isla. El domingo temprano salimos pescando mientras bajábamos hacía Esquina por los intrincados arroyos que caracterizan tanto el delta hacía el norte como hacía el sur de Esquina.  Al arribar a la boca del Mini, Carly volvió a lanzar su señuelo al agua y exploto el “ahí está!!! ahí está!!!” que anuncia un pique y clavó un hermosísimo ejemplar de Surubí Atigrado de 6.500 Kg. que día una intensa batalla defendiendo la fama de la especie. Poco más adelante un nuevo “ahí está!!! ahí está!!!” y otro lindo dorado de 6 Kg que nos hizo trabajar bastante ya que el viento nos arrastraba a un palerio al que se dirigía el ejemplar.

20150809_120633

La verdad que Esquina está en un momento muy bueno, y el grito “ahí está!! ahí está!!” de Carly cada vez que el pez ataca el señuelo se escuchó muy seguido y seguirá retumbando varios días en mi recordando aquellas emociones.
Los lugares recorridos, las emociones vividas, la amistad compartida junto a la pasión por la pesca, el contacto con la naturaleza y el enorme placer que provoca devolver al agua cada pieza capturada, hacen que uno sólo pueda pensar en volver cuanto antes.

Juan Marcos Palma

Comentarios (0) Trackbacks (0)

Aún no hay comentarios.


Leave a comment

Aún no hay trackbacks.